jueves, 11 de septiembre de 2008

Geografia de Francia

Geografía de Francia


Relieve y regiones naturales


El territorio continental francés puede dividirse para su estudio en tres unidades estructurales: las cuencas sedimentarias (París y Aquitania), los macizos antiguos (Central, Armoricano, los Vosgos y las Ardenas) y las cordilleras alpinas (Alpes y Pirineos).

La cuenca de París se caracteriza por la ausencia de relieves orográficos y el predominio de las llanuras; únicamente en la parte oriental (región de Lorena) el terreno se ondula, anticipando el cercano Macizo de los Vosgos. Se extiende por el centro-norte del país, entre el Macizo Armoricano al oeste; los Vosgos y las Ardenas al nordeste; la llanura de Flandes al norte; el océano Atlántico al noroeste; el Macizo Central al sudeste y la cuenca de Aquitania al sur, con la que enlaza a través del pasillo de Poitou. Dicha cuenca ocupa el sur del país y se abre al Atlántico por el oeste, con una costa plana en la que los vientos marinos han dado origen a dunas litorales, mientras que al norte se encuentra con el macizo central, al sur con los Pirineos y al este con los Alpes.

El Macizo Central es el más extenso y elevado de los cuatro conjuntos montañosos de origen herciniano. Ocupa parte del centro-sur del país y separa las dos cuencas sedimentarias; sus cumbres superan los 1.000 m, aunque no alcanzan los 2.000 (el Puy de Sancy es la más alta con 1886 m). El Macizo de los Vosgos se encuentra en el nordeste, y está formado por una cadena de pequeñas montañas (con aproximadamente 1.000 m de altitud media) que se alinean de sur a norte, paralelas al Rhin. El Macizo Armoricano se extiende por las regiones occidentales de Bretaña, Vendeé y Baja Normandia, y se caracteriza por la suavidad de sus relieves, de apenas 100 m de altitud media, lo que se explica por la intensa acción erosiva, que ha transformado las cumbres en mesetas aplanadas. La costa de esta región es abrupta e irregular, con alternancia de acantilados rocosos y largas playas. El Macizo de las Ardenas es la prolongación sudoccidental de las Ardenas belgas y presenta un perfil suave, en el que predomina el terreno mesetario, que se alterna con cimas de escasa altura.

Los Alpes franceses constituyen el extremo occidental de la gran cadena alpina, y pueden dividirse en cuatro partes, de norte a sur: los montes del Jura, que se extienden por territorio francés y suizo; los Prealpes, separados del Jura por el lago Lemán; los Altos Alpes, que comienzan al sur del surco alpino atravesado por el río Isere y en los que se encuentran las cumbres más altas del país (el Mont Blanc, en la frontera con Italia, es el pico más alto de Francia y del continente europeo, con 4.807 m), y los Alpes del Sur, de cimas menos elevadas y más desgastadas por la erosión.

Estos últimos se extienden hasta la costa de Provenza, donde forman escarpados acantilados sobre el Mediterráneo. En general, los Alpes se caracterizan por la juventud de sus relieves, con cimas puntiagudas y valles encajonados entre paredes verticales. Los Pirineos, que surgieron también durante el plegamiento alpino, se extienden en el sentido de los paralelos desde el Atlántico (País Vasco) al Mediterráneo (Rosellón), y forman una barrera natural que ha servido históricamente de frontera política, económica y cultural entre Francia y la Península Ibérica (el sector francés es menos amplio que el español). Pueden dividirse, desde el punto de vista morfológico, en tres zonas: la oriental, la central y la occidental. En los Pirineos Centrales o Altos Pirineos están los picos más altos, que superan ligeramente los 3.000 m, mientras que en los orientales hay algunos que se aproximan a esa cota (el sector occidental es el menos abrupto). La costa mediterránea, entre el Rosellón, la desembocadura del Ródano y las primeras estribaciones alpinas, se caracteriza por la presencia de lagunas alineadas en paralelo a la costa (fosas del bajo Languedoc). La isla de Córcega es una continuación geológica de Alpes y Pirineos, pues presenta un relieve muy montañoso, en el que se alcanzan considerables alturas.